Tante, Pipi machen! (serie B.Sick)

levantar-la-mano2


Los momentos inexcusables, son inexcusables en todas las lenguas y situaciones. Todavía recuerdo en el
Kindergarten cuando levantábamos la mano con energía y, a veces, desesperación, rogando turno a nuestra profesora para ir al cuarto de baño con el ruego: Tante, Pipi machen!  Mi madre siempre cuenta que era lo primero que aprendímos en alemán al entrar al Kindergarten (la necesidad obliga), hubo alguno de nosotros que tardó en aprender la preciada frase, con las consecuencias previsibles (problemas inherentes al bilingüismo precoz). También Bastian Sick dedica un capítulo a tratar el tema. Y creo que con mucha razón, saber cómo excusarnos de forma correcta en lengua extranjera cuando ya no vamos al Kindergarten no es tema baladí. Sick hace un recorrido por todas las opciones y afirma que, hasta la fecha, no hay consenso sobre la forma más adecuada de excusarse en lengua alemana. Entre las posibles opciones cita Sick:

Ich muss mal,Ich muss mal pinkeln (opción que parece haberse convertido en un estándar en ambientes familiares). Fuera del ámbito privado, los términos pinkeln y pissen son totalmente inadecuados.

Podemos escoger té o café (el efecto es el mismo) y, en entornos formales, pronunciar la siguiente frase:

Entschuldigen Sie mich bitte, der Kaffee (der Tee) treibt.

La perífrasis Ich muss dann mal für kleine Mädchen o für kleine Jungs (si estamos en el sur de Alemania für kleine Buben) es un recurso muy utilizado también en entornos coloquiales y habitualmente recurren a ella curiosamente personas que dejaron la infancia hace algunas décadas.

Urinieren o harnlassen pertenecen a la jerga clínica, son términos no aptos para el consumo a no ser que nos dediquemos a las nobles profesiones médicas.

Como alternativas elegantes para entornos no familiares, y como sucede en otras lenguas, cita Sick perífrasis que evitan nombrar la situación en sí, por ejemplo:

Wenn Sie mich für einen Augenblick entschuldigen würden?

Y si buscamos el lugar en un restaurante o similar, acudiremos al extranjerismo francés, tan bien sonante y elegante (el francés siempre suena elegante, inlcuso en estos casos):

Wo bitte, befinden sich die Toiletten?  Podemos incluso recurrir a la abreviatura auf die Tö gehen.

Por último, propone medir el efecto en nuestros interlocutores expresándonos como en la famosa película americana:

Ich will mich mal die Nase pudern. Algo anacrónico ¿o no tanto?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *