Hallo, Tschüs oder…? (serie B. Sick)

 

schule-hallo-300x199Recuerdo con cariño a un alumno principiante que tuve hace años que solía entrar en clase saludando alegremente con un airoso: -Guten! Ante lo que yo siempre reaccionaba y le corregía asegurándole que, en ambientes informales, podía saludar con: –Morgen! o -Tag! o –Abend! (dependiendo siempre de la franja horaria). Contestaba él que, ante la duda de si acertaría con la franja horaria (no se acostumbraba al horario alemán), prefería optar por el -Guten! (probablemente confiaba en la equivalencia con nuestro castizo: -¡Buenas!) Por más que le explicaba que se trata de un adjetivo declinado en acusativo antepuesto a un sustantivo masculino singular, y que no se podía utilizar sin éste, él insistía en saludar así: lo di por imposible.

¿Conseguirá la Directora de un colegio de Passau (Baviera) que sus alumnos sí respeten su singular prohibición? Comenta Sick el anacrónico edicto que saltó a la prensa el pasado curso académico: en el colegio bávaro en cuestión se prohibió el uso de las palabras Hallo y Tschüs para saludar por su carácter irrespetuoso. Se pretendía instar de este modo a los alumnos a utilizar de nuevo expresiones “clásicas”  como Guten Tag! Grüß Gott! o Auf Wiedersehen!. Ironiza Sick sobre el tema, llamando la atención sobre la gran suerte de los bávaros, si sus mayores problemas residen en estos conflictos terminológicos, ya que en otras zonas urbanas de Alemania ya se contentan los profesores con que los alumnos les dirijan una mirada perdida al entrar en clase e, incluso, en ocasiones contadas, que se dignen a pronunciar un: Morgen!, Tach! (=Tag) o Na! en voz susurrante.

Al hilo de ello recuerda Sick la etimología de la palabra Tschüs que, curiosamente, procede de la española adiós y que los navegantes españoles transportaron a los Países Bajos españoles, donde pasó a ser atjüs y posteriormente  tschüss en el norte de Alemania.

Tschüs! Auf Wiedersehen!

 


4 comentarios sobre “Hallo, Tschüs oder…? (serie B. Sick)”

  1. Recuerdo que hace ya años me alojé un par de días en un hotel de buenas * estrellas * dentro de una oferta de mi comunidad canaria.
    Estaba aprendiendo alemán por mi cuenta y riesgo. Llevaba una guía de bolsillo, de esas de aeropuertos donde había frases típicas en alemán cotidiano, pero ya sabe la autora del blog que una lengua no es tan simple.
    Como tenía desayuno incluido, y los horarios germanos (la gran mayoría terminó siendo alemana de varias edades, pero alemana) son de levantarse casi con el sol, me duchaba, salía corriendo aún con sueño y me metía en el ascensor. Yo, muy contento con mi pronunciación soltaba mi “Guten Morgen! Wie geth’s?” y algunos alemanes mayores me respondían correctamente. Sin embargo, otros mucho más jóvenes me decían “tsshhh!” Yo pensaba: ¡pero qué antipáticos y maleducados que son!-
    Así, al día siguiente y la misma tarde. Los miraba como diciendo “¡pero qué falta de respeto; prefiero a los ingleses! Encima de prepotentes me mandan a callar… ¿O será mi forma de vestir?”
    Ya estaba tan mosqueado que, un día que dejé algo en la habitación, miré la guía de bolsillo detenidamente y vi que “Tschüss!” significaba “¡Hasta luego!” En letra pequeña, añadía ‘informal’…
    ¡Trágame tierra! Nunca había pasado tanta vergüenza, aunque aún me temo que ellos se daban cuenta de que yo me enfadaba al responder “¡pues good-bye!”

    1. Muchas gracias, Carlos, por compartir esta divertida anécdota :-), no es fácil el aprendizaje de una lengua y situaciones como la que relatas son muy frecuentes, como bien sabéis. Seguro que te supieron disculpar …
      Vielen Dank!Tschüs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *