El nacimiento de las óperas italiana y alemana: la Dafne de Rinuccini y la de Opitz

640px-Daphne_chased_by_Apollo
By .SeanWebster at en.wikipedia [Public domain], from Wikimedia Commons
El mito clásico: la ninfa, transformada en laurel para no rendir su castidad frente a las intenciones amorosas de Apolo.

Sentí una inmensa responsabilidad cuando el profesor José Mª Lucas, Catedrático de Filología Griega de la UNED, me invitó a colaborar en uno de sus proyectos: nada menos que en la traducción del  alemán al español de la primera ópera de la historia: la Dafne que, con música de Jacopo Peri y  libreto de Ottavio Rinuccini, fue estrenada en Florencia en 1598.

El músico alemán Heinrich Schütz empleó nuevamente el  mismo libreto de Rinuccini tres décadas después, traducido y adaptado por el poeta Martin Opitz (1597-1639), el padre de la poesía barroca alemana. La Dafne fue representada en 1627 en el castillo de Hartenfels, en Torgau. La música de Schütz se perdió, pero no el libreto, cuya traducción, junto con la traducción también al español de la versión italiana por la profesora de la UNED Marina San Filippo acaba de publicarse por primera vez en la revista EPOS.  

En el prólogo a ambas traducciones leemos:

” El acercamiento filológico a la parte textual de los libretos operísticos se ha consolidado en los últimos decenios de forma rotunda […] . La filología alemana ha creado un nuevo término, die Libretteologie, […] que apuesta por el análisis literario de los textos musicados.” EPOS. XXIX (2013) pág. 404.

En este trabajo se editan en paralelo ambos textos, lo que, en contra de la común consideración de que el libreto de Opitz es una mera traducción del texto de Rinuccini, parece demostrar que la labor de Opitz fue “una recreación personal, dado que se separa constantemente del modelo” EPOS. XXIX (2013) pág. 405. 

Me gustaría agradecer al profesor Lucas la oportunidad y confianza depositada en mí, y también a la profesora Helena Guzmán su valiosísima labor de montaje y coordinación, sin las cuales este proyecto no habría visto la luz. Por último, dedico este trabajo a mi profesor, el catedrático y premiadísimo traductor Eustaquio Barjau, quien nos enseñó a sentir la poesía en lengua alemana antes de traducirla al español (consciente de que no te llego a la altura del zapato, al menos, he tenido el valor de intentarlo, querido profesor).

Bis bald und viel Vergnügen!