El verdadero valor de los libros en papel

falkenbergsPertenezo a ese grupo de lectores que se resiste a leer libros en soportes digitales, es decir, a pasarse al e-book, y no es que no me guste la tecnología, como puede confirmarse a través de mi trayectoria, soy una verdadera apasionada de ella, y dedico mucho tiempo a investigar aplicaciones educativas, nuevas extensiones y recursos en abierto para mejorar mi docencia e investigación.  Aprovecho este ataque de sinceridad y pido mis disculpas a los que me regalasteis ese e-book tan bonito, lo he intentado, lo prometo, pero al final lo rifé entre mis hijos, encantados con el regalo…

Y es que no solo disfruto con la lectura sobre papel, actividad que, para ser sinceros, a veces no es tan romántica como la describen. Pensemos, por ejemplo, en esa novela de 400 y pico páginas que hemos arrastrado este verano a la playa, o en nuestras lecturas nocturnas en la cama, no encontrando postura adecuada, lo  que causa  distensiones de muñeca y esguinces cervicales …

Es mucho más que eso, los libros que vamos coleccionando y arrastrando con nosotros (mudanza tras mudanza) son reflejo de la trayectoria de nuestras vidas. No hay emoción mayor, a mi entender, que descubrir de pronto y sin querer aquel libro que nos regalaron como premio en el colegio ( en este caso: “Die fröhlichen Falkenbergs in Tegermünde”)  y leer su dedicatoria firmada por el Director del colegio (y mi querida profesora Frau Bartels), y, a partir de ese momento, recordar tantos y tantos sucesos de nuestra infancia.

O abrir por casualidad ese libro que nos dedicó nuestro padre, ya fallecido, o algún amigo, quizás en un momento especialmente difícil o, al contrario, en un momento alegre de nuestras vidas, y poder recorrer la dedicatoria manuscrita, con buena caligrafía, con esmero, con cariño. Dedicatorias que dejan huella en nuestras vidas, y también en las de nuestros hijos o seres queridos, cuando faltemos nosotros.

Por eso, no logro cambiarme a la lectura en formatos digitales, algo parecido me sucede con las fotografías que tomamos con nuestros móviles y que, la mayoría, acaba muriendo con nuestro teléfono, con obsolescencia programada para 2 o 3 años. Me resisto a ello y soy fan de elaborar álbumes, eso sí, con aplicaciones cómodas y baratas que te los envían a casa.

Y es que lo digital tiende a desaparecer y a no dejar huella o a dejarla oculta, solo accesible para los grandes conocedores de la magia informática.

Bis bald!

Cite this article as: Maria Dolores Castrillo, "El verdadero valor de los libros en papel," in El alemán desde el español , 20/09/2015, https://aleesp.hypotheses.org/1141.

El correcto uso de los casos en alemán con un sencillo organigrama. Estrategias heurísiticas para la enseñanza del alemán.

El_organigrama_de los casos

 

El organigrama de los casos.

Aplicar estrategias heurísticas para la transmisión de   contenidos complejos, es decir, crear “atajos” para ahorrar recursos mentales y encontrar reglas sencillas y prácticas para  resolver y entender los problemas de una forma creativa, diferente a la tradicional, no es nada nuevo. Algo que, según algunos autores (Abel, 2003) entre los que me incluyo, da lugar a resultados generalmente fiables y eficaces (más que óptimos).
Es algo que propuso ya en el siglo pasado  el conocido matemático George Pólya en su libro How to solve it  (1945) y que ha tenido gran repercusión en el mundo académico-científico, (véase uno de los sucesores más actuales,Martin Gardner).

Este marco metodológico es, según mi opinión y experiencia, el adecuado para la formación de hispanohablantes en lengua alemana. Este vídeo incluye una explicación heurísitica a uno de los grandes obstáculos a los que se enfrentan los hispanohablantes cuando se inician  en el estudio de esta lengua: la correcta utilización de los casos gramaticales nominativo, acusativo y dativo.

Viel Erfolg und bis bald!

Abel, C. F. (2003), Heuristics and Problem Solving. New Directions for Teaching and Learning, 2003: 53–58. doi: 10.1002/tl.113

 

El inventor de palabras alemanas (serie B. Sick)

Philipp von Zesen

La lengua alemana ha tenido que defenderse desde sus inicios de los extranjerismos, como tantas otras, recurriendo a la invención de términos propios. Es curioso comprobar cómo algunas de estas palabras inventadas se cuelan de forma sigilosa en el uso cotidiano de la lengua y, como en la Eneida, desembarcan del caballo de Troya, sustituyen a las palabras invasoras y, de pronto, están ahí por derecho propio, como si hubieran estado toda la vida. Otras se abren espacio con mayor dificultad y logran una convivencia más o menos armónica y equilibrada con los términos invasores y, por último, algunas fallecen en el intento y curiosamente no logran sobrevivir.

¿Habéis oído hablar de Philipp von Zesen? ¿O quizás le conozcáis por su seudónimo: Ritterhold von Blauen? Estoy casi segura de que no. Este gran inventor de palabras alemanas vivió en el siglo XVII e  inventó multitud de palabras para defender al alemán del latín. Algunas se colaron con éxito, otras no tuvieron ni un instante de gloria. Palabras como Distanz, Moment, Zirkulation, Autor o Passion campaban a sus anchas y sin competencia hasta que von Zesen armó el caballo de Troya e introdujo sus equivalencias alemanas: Abstand, Augenblick, Kreislauf, Verfasser y Leidenschaft vieron la luz gracias a von Zesen y, para desgracia de muchos de nuestros alumnos que lógicamente hubieran preferido quedarse únicamente con la versión latina, se utilizan con mayor frecuencia que los originales. Eso sí, para consolarles, les animo a utilizar la versión latina pues los propios alemanes suelen utilizarla como signo culto, mientras los no nativos procuramos utilizar la versión alemana para mostrar nuestro dominio de la lengua: ¡craso error!

La Fundación “Aktion lebendiges Deutsch”, heredera del proyecto de von Zesen, trabaja en la actualidad para impedir la invasión desmedida y sin sentido de términos ingleses. Será solo el tiempo el que nos diga si sus propuestas triunfan o no, al fin y al cabo, todo es cuestión de acostumbrarse, aquí algunas de sus propuestas de sustitución: Prallkissen por Airbag, Schnellkost por Fastfood, Zeitwahl por Timing, Sichtfeld por Display ¿triunfarán? El tiempo nos lo dirá…

Cite this article as: Maria Dolores Castrillo, "El inventor de palabras alemanas (serie B. Sick)," in El alemán desde el español , 10/04/2014, https://aleesp.hypotheses.org/586.

El método de loci para memorizar los géneros

dschniemiecki.wordpress.com
dschniemiecki.wordpress.com

Sin duda, la tarea más compleja a la que se enfrentan los estudiantes de  lengua alemana es la memorización del género de las palabras: ¿maskulin, femenin oder neutrum? Y  es condición sine qua non para avanzar correctamente en el aprendizaje de la misma. Hasta los alumnos más avanzados cometen errores de género y es que, hemos de reconocer, es extremadamente difícil retener de forma aleatoria, si no lo hemos aprendido de forma natural desde la infancia, el género de una palabra.

¡Claro que hay reglas! Y algunas “rentables”, con alto grado de cumplimiento, pero  son tantas… y hay tantas excepciones…! Sólo con métodos mnemotécnicos hay cierta posibilidad de éxito y, entre ellos, uno muy antiguo: los palacios de la memoria (basados en el método de loci) constituye, sin duda, una de las opciones más recomendables. Nuestra querida wikipedia lo describe así:

“El método de loci, también denominado palacio de los recuerdos, es un método mnemotécnico que se utiliza para entrenar la memoria. El método loci consiste en crear un itinerario compuesto de hasta cien lugares en un entorno familiar. Imaginativamente se forman secuencias de objetos, sitios y particularmente estancias de un “palacio mental. Estos objetos se irán asociando con aquello que se desea recordar: la lista de la compra, las gestiones por hacer, las llamadas de teléfono, etc. Se recuerdan mejor los objetos cuanto más integrados visualmente están con los “loci” (en latín, lugares o localizaciones), sin que se produzcan distorsiones o falsos recuerdos por más que el método se utilice muchas veces.”

¡Bien! ¿Y cómo lo podemos utilizar para memorizar los géneros? Lo descubrí en el blog del Alemanista, y os recomiendo la visita, pero básicamente se trataría de crear habitaciones  en nuestro palacio por géneros: imaginaos un balcón con una mesa, una silla, un plato sobre la misma, un trozo de tarta, una cuchara para comérnosla, etc., etc. y todo ello en masculino (der Balkon, der Tisch, der Stuhl, der Teller, der Kuchen, der Löffel…) Algunos de mis alumnos comentan que en ocasiones retienen el género, pero no logran acordarse de la palabra 🙂